En la medicina veterinaria, es el estudio en el cual, de forma respetuosa se investiga la causa de muerte de un animal y se emplean herramientas científicas para establecer, enfermedades y agentes relacionados con el padecimiento final del espécimen estudiado y que pueden afectar a los seres humanos y/o animales.